Publicado: 2 de Octubre de 2017

Mediante unos precisos movimientos manuales sobre el tejido conjuntivo, se consigue reabsorber hacia el sistema linfático los filtrados que no han podido pasar al sistema venoso.

El D.L.M. (Drenaje Linfático Manual), es un método inventado y desarrollado por el Dr. Emil Vodder, y dado a conocer por primera vez en el año 1935. 

El sistema linfático desempeña importantes funciones:

Interviene en los mecanismos inmunitarios defensivos del organismo.
Contribuye a mantener la homeostasis o equilibrio tisular, al drenar el fluido intersticial, liberándolo del exceso de agua y de sustancias que por su tamaño molecular no pueden ser devueltos al sistema venoso.

INDICACIONES DEL D.L.M.

El D.L.M. es una técnica manual dentro del campo de la medicina física, siendo indispensable como técnica clave en el tratamiento de los linfodemas primarios y secundarios.

Como medida complementaria y auxiliar entre otras indicaciones podemos aplicarlo en:

  1. Edemas linfostáticos de origen traumático y por intervenciones quirúrgicas.
  2. Trastornos vasculares periféricos.
  3. Alteraciones dermatológicas.
  4. Trastornos neurovegetativos.
  5. Trastornos del aparato digestivo.
  6. Trastornos sistemáticos del tejido conjuntivo.
  7. Como coadyudante en curas de adelgazamiento, y en el tratamiento de la paniculosis edematosa, (celulitis).

Una técnica necesaria para aquellas personas dedicadas al cuidado de la salud!